Alimentación para perros en invierno

alimentacion

 

Alimentación en épocas frías. Con la llegada del invierno, las temperaturas bajan y nuestro estilo de vida cambia. Los perros, al igual que las personas, también modifican sus hábitos con el frío, y por ello tenemos que pensar en protegerlos y cuidarlos de la mejor manera posible.

La alimentación para los perros en invierno no debería de ser la misma que en otras épocas más cálidas del año. Hay que atender, principalmente, al tipo de perro y a cómo esos cambios en los hábitos y costumbres afectan a su metabolismo, y planificar una nutrición adecuada para que no se resientan, sobre todo en esas edades en las que son más vulnerables a los cambios del entorno y la alimentación.

 

Alimentación en invierno para perros urbanos

En el caso de los perros urbanos, el mayor cambio suele darse en las horas que pasan en el exterior, ya que suelen ser bastante menos que cuando el tiempo acompaña. Esto conllevará que se ejerciten menos y, por lo tanto, la cantidad de energía que necesiten será también más pequeña. En el caso de que no modifiquemos las cantidades de comida, o los aportes calóricos de éstas, podemos provocar que el perro aumente de peso, lo cual nunca es recomendable.

De todas maneras, por mucho frío que haga, nunca dejes de sacar a tu perro aunque sea a pasear dos o tres veces al día, porque es algo que no sólo necesitan por su salud física, sino también porque salir de espacios cerrados les gusta y les divierte.

 

Alimentación en invierno en entornos rurales

Por otro lado, si hablamos de perros que vivan en zonas más rurales, que suelen pasar muchas más horas a la intemperie, también necesitarán una alimentación específica y diferente a los meses estivales, ya que para protegerse del frío y de las inclemencias del invierno, quemarán más calorías, con el fin de mantener una temperatura corporal óptima. En estos casos, hay que tener en cuenta que tal vez necesiten una mayor cantidad de alimentos o que los aportes calóricos han de ser superiores a otras estaciones del año, siempre sin excedernos, para no provocar que el perro coja sobrepeso.

Algo siempre muy importante, y sobre todo a tener en cuenta en estos últimos casos, es garantizar una cantidad de agua suficiente para que al perro no le falte la hidratación necesaria dentro de su alimentación. En escenarios exteriores, puede darse el caso de que el agua que el perro tiene para beber se haya congelado, por lo que hay que vigilar que no le falte agua líquida cada vez que lo requiera.